Asesoría fiscal y gestión tributaria

¿AUTÓNOMO O SOCIEDAD?

En tiempos de crisis el autoempleo es otra forma de volver al mercado laboral. Muchos deciden iniciar un negocio pero es básico no equivocarse al elegir la forma jurídica del negocio; ser autónomo o constituirse en sociedad, dos de las alternativas más populares en España. Ciertamente no hay una regla fija sino que está decisión va a venir determinada por una serie de factores. 

 La gran mayoría de los trabajadores por cuenta ajena se constituyen como autónomos, aunque dependerá del tipo de actividad, de la inversión inicial, el número de socios y el alcance de la responsabilidad, variables de podrían inclinar la balanza y resultar más beneficio constituir una sociedad. Como veremos a continuación el hecho de elegir una u otra forma jurídica tiene consecuencias e implicaciones importantes por lo que nosotros consideraremos todos los aspectos de su empresa o proyecto y asesoraremos con la elección más adecuada a su modelo de negocio. 

Nuestra función principal es ofrecer tranquilidad a nuestros clientes, contando con una gran formación y profesionalidad. Una autentica cultura de atención al cliente, dedicando con nuestra absoluta disponibilidad en la atención consultas, satisfaciendo cualquier expectativa o inquietud, que en la mayoría de los casos serán respondidas y resueltas sobre la marcha.

VENTAJAS E INCONVENIENTES 

AUTÓNOMO:

Ventajas:
  • Simplicidad administrativa.
  • Para empresas de reducido tamaño.
  • Si cumples con los requisitos puedes acogerte a la tarifa plana de 50€ del régimen de autónomos de la Seguridad Social.
  • Los costes de gestión son más económicos, ya que no tienen que presentar contabilidad.
Desventaja
  • Responsabilidad ilimitada: se responde por todos tus bienes personales presentes y futuros.
  • En caso de altos beneficios, tipos impositivos altos debido a que se tributa por IRPF.

SOCIEDAD

Ventajas:
  • Responsabilidad limitada y solidaria.
  • En el caso de Sociedades limitadas el capital social mínimo es asequible: 3000 Euros.
  • Puede ser unipersonal.
  • Se presenta el Impuesto sobre sociedades a un tipo fijo de tributación de un 25% que resulta beneficioso en caso de buenos resultados del negocio.
  • Sencillez y flexibilidad en la transmisión de acciones a terceros o incorporación de nuevos socios.
Inconvenientes:
  • Trámites de constitución más complejos y a un coste más elevado.
  • la obligación de llevar una contabilidad completa, conforme al Plan General Contable (PGC).
  • En caso de pocos beneficios la tributación en el Impuesto de Sociedades al 25% puede ser más elevada que en el Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF).
  • En cuanto a la responsabilidad limitada y solidaria no siempre se cumple ya que los bancos buscan garantías reales, y si no las tiene la sociedad  pedirán que avales personales de los socios para la financiación de la sociedad. Y segundo porque al administrador de una sociedad se le puede pedir responsabilidades por su gestión, si se considera que no actuó con diligencia.
Share This